Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

En American, tenemos lo que tú buscas

Share
El año pasado pude conocer New York. Volé a fines de noviembre gracias al sistema de millas de American Airlines del que mi novio era usuario cuando viajaba por laburo. A pesar de que conservo los mejores recuerdos del viaje, todo quedó empañado porque al regresar al país en un vuelo directo los muchachos de American nos perdieron un bolso.

Podría hablar de todo lo que tenía ahí, de las cosas con valor afectivo que no voy a recuperar, de lo que pesaba (sí, era gigante), etc. Pero lo que realmente me está molestando no es haber perdido un bolso porque la verdad es que si bien es cierto que en ese momento me jodió muchísimo, no me importan más las zapatillas, ni los regalos, ni mi remera de The Beatles, ni nada de lo que tenía. Lo digo en serio: son cosas que suponen valor material y hay problemas mil veces más graves. Si me tomo el trabajo de escribir esto, a 10 semanas de que me ocurriera lo que cuento, es porque realmente estoy superada por el maltrato que recibí por parte de la empresa. Es decir, no me sorprende que American Airlines nos desprecie justo a nosotros, unos pelagatos de Argentina, pero me parece que del hecho de que AA no tenga ningún interés en mí o en Argentina a que me anden pateando el culo como a un perro, hay un gran paso. Sobretodo si tenemos en cuenta que son ellos lo que cometieron un grave error.
Detallo algunos comportamientos de la empresa:
-El día en que volví sin mi bolso yo esperaba, entre otras cosas, que alguien se comunicara conmigo para avisarme si este había o no aparecido. No sólo no sucedió así, sino que nos solicitaron que llamásemos a un número en el que dos personas nos atenderían (Hernán o Dolores). ¡¡¡Sorpresa!!! Ellos, ese día, no trabajaban.
- Al día siguiente, volvimos a llamar y un tal Dieter, del departamento de equipajes, nos respondió que no había novedades y que desde NY no les informaban si despachaban o no los equipajes (suponiendo que el bolso hubiese quedado varado en algún lado y, en ese caso, la empresa se encargaría de despacharlo en el vuelo del día siguiente). Nos dijo que ellos iban a llamarnos a las 12:30 y, una vez más, nadie llamó.
-Volvimos a la carga por la tarde y Leandro nos comentó que el equipaje tal vez estuviera en aduanas, a lo que mi novio le retrucó que si esto era así, ¿por qué no lo confirmaba en el momento con su handy? El expeditivo empleado lo hizo y a Ezeiza no había llegado ningún equipaje.
-Entonces, nos pidieron que llenásemos un formulario (que no podían enviarnos por mail porque “no tenían mail”-¿¿¿???-) con algunos de los contenidos del bolso para facilitar su ubicación. Dejamos todo y nos fuimos hasta AA a buscar el formulario y así colaborar en la búsqueda. Al llegar, Hernán nos señaló que los papeles debían abarcar un detalle preciso de todos los contenidos del equipaje (con marca, talle, número, precio, color, etc.). Le respondimos que no teníamos esa información en ese momento y que habíamos asistido para describir algunos contenidos, tal como nos había propuesto Leandro. Por supuesto, no nos ofreció ninguna solución y, ante nuestro enojo, nos contestó que no podía hablar más con gente que reclamaba como nosotros lo estábamos haciendo (¿y qué pretendía?, ¿que le dijeramos “lindo, bonito, preciosura, dónde está mi bolsito?”). Le comentamos, también, que en el equipaje había elementos de uso diario que necesitábamos –desde la máquina de afeitar hasta un traje de baño - y ante la pregunta de cómo proceder nos encontramos con un: “No tenemos ningún tipo de compensación y tienen que esperar entre 8 y 10 semanas”, (así, secote como les suena, sin un “disculpen”, un “perdón”, o por lo menos un “sorry, loco”, el empleado nos estaba diciendo muy tranquilamente que las reglas las ponía la empresa y, si no nos gustaban, ellos ni siquiera “lo sentían”. Y esas reglas por supuesto se aplicaban a un juego con nuestro equipaje.)
- El tema siguió así: nos dieron un número para llamar a Ezeiza durante el fin de semana. Allí nos atendió un voice-mail en el que dejamos un mensaje pidiendo que nos llamasen. Nadie llamó. Se repitió la operación varias veces sin resultados.
-Dos días después volvimos a llamar para comentarles que en el bolso estaban mis lentes de contacto (no nos dimos cuenta y fueron a parar ahí por error, tan idiota no soy). Dieter nos pidió que le llevásemos un presupuesto a las oficinas y que ellos nos lo pagarían como adelanto de la compensación por la pérdida. Luego de mover cielo y tierra para que me dieran turno en mi obra social, conseguí la receta, fui a una óptica y me dieron el presupuesto. Llegué a AA con el papelito y…Dolores dixit: “La empresa no puede realizar ningún tipo de adelantos, esto no está contemplado”. Después de discutir un buen rato, apareció Dieter y nos pagó con un cheque (¡qué esperaban!).
- Días después escribimos cartas al gerente de AA, Sr. Doménico Matinata y a Customer Service en Dallas (donde está la base) y en Argentina para contar cómo nos habían tratado y que nadie nos contestaba, ni nos llamaba. La astucia burocrática no ofrece la posibilidad de quejarse tête a tête.
-Obviamente, ninguna respuesta.
- Pasaron las semanas (nunca, nadie, ni una sola vez, llamó de AA, ni siquiera el primer día)
-Siete semanas después, nos llegó una carta desde AA en Dallas para notificarnos "que ellos ya estaban notificados del reclamo". Mi novio llamó a las oficinas de AA y le dijeron que la empresa tenía que emitir una resolución para pagarnos una indemnización (que obviamente no cubre ni la mitad de lo que teníamos en el bolso). Es decir, nuestro “caso” todavía estaba en la “corte”.
-Pasaron las semanas y ni noticias.
-Hoy llamamos y nadie sabía nada, nos dijeron que la empresa “no había resuelto nada todavía”.
Deben agregarle a todas estas maniobras y conversaciones citadas, el tonito de voz sobrador y despreocupado de todos los empleados que nos atendieron, cada uno con su tatuaje de sangre de AA grabado en la frente, acompañado por gestos y dichos heroicos hacia la gran empresa, a lo que también se suma la sarta de musiquitas pedorras de espera en las miles de llamadas que hicimos durante estas 10 semanas. Obviamente, quisimos asesoramos para meterles un juicio a estos turros y ¿qué averiguamos? Existe un convenio firmado entre todas las aerolíneas y éste pauta que existe un monto máximo de reembolso en caso de pérdida de equipaje (esta suma es casi un tercio de lo que pagan, por ejemplo, en Estados Unidos). Ningún juez argentino quiere sentar jurisprudencia con un fallo que avale un monto superior, así que hacer juicio es perder el tiempo.
Así que ya llamé mil quinientas veces y nadie me dio bola, ya averigüé que no es posible un juicio, ya mandamos carta a los capos, y nada. ¿Qué me queda? Mandarlos, aunque sea por mail y por blog, a la reputísimamadrequelosrecontramilparióaestosforritosdeamericanairlines.

19 comentarios:

Andy grey dijo...

Wow Violet, la impotencia que debes sentir al pasarte algo así debe ser más que "tremenda", por llamarlo de alguna forma, porque la bronca y sobre todo ver que ni se calientan en por lo menos mostrarse "preocupados" por tu problema, es lo que más te emputece.
... por suerte nunca me pasó algo así y eso que he viajado bastantes veces, incluso por AA. Pero tengo unas amigas que les pasó exactamente lo mismo desde NY a Bs.As. y nunca recuperaron nada.

arielito dijo...

que calentura!!

arielito dijo...

me gusto lo de ...amilparioFORRITOSdeamericanairlines.

Laleft dijo...

Es bueno que la gente cuente este tipo de cosas, que se den a conocer, que sienten precedente.

Una frase que me gusta -aunque no encaje de entrada y perfectamente con este caso- habla un poco de esa sensación (con desesperación) de desamparo que te generan estas cosas: "Ellos me protegen de ti, de ellos quién me va a proteger".

Forza.

CaroSboro dijo...

Y qué onda si los denunciás a Defensa al Consumidor. Es lo único que vale, según me dijeron, porque les cobran multas por als denuncias...

Raba dijo...

yo probaría con el ente regulador de la ciudad, el defensor del pueblo o algún organismo del estado...que para eso están!

Violeta Increíble dijo...

Por lo que averiguamos, parece ser que defensa al consumidor te protege salvo en casos de transaporte internacional donde adhiere al convenio firmado por las aerolíneas. Eso es lo que nos dijeron, no sé si alguien la tiene más clara. Voy a investigar

Magucha dijo...

Hola Linda:
La verdad que lo que te pasó es bastante jodido che!. Creo que en tu lugar los hubiera crajeado mal.... hasta habría inventado algo gravísimo, no sé. Lo cierto es que la sensación de que te haya re-garcado una empresa de semejante envergadura genera mucho malestar e impotencia. Encima son ellos los que mueven el mundo, y uno es un simple viajero que se mueve con un bolso y ya. No sólo te maltratan, te hacen sentir que no importas sino que además saben que la simple búsqueda de tu equipaje es más una pérdida de tiempo(y dinero)que un hecho justo...
Pero ya van a ver: "cuando querrá el Di-s del cielo que la tortilla se vuelva. Que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan y los ricos mierda mierda".
Beso grande,
La Magui

JB dijo...

Ja!, q buen blog, no conozco a nadie, pero esta bueno,
me copo la fiesta azul..
Suerte,
entren a mi blog..

Vedder dijo...

nooooooooooo, por mucho menos casi me agarra un ataque al corazon discutiendo con los joeputas de movistar. un servicio patetico, donde tb me tenia q morfar el "i m walking on sunshine" a cada rato, y por ahi. pimba! se corta la comunicacion y tenes q reiniciar tu cabeza y de nuevo contartle tu problema a 14 empleados q te van esquivando, te van derivando, y perdes semanas sin llegar a ningun arreglo!
Odio este abuso, y no poder quejarme cara a cara!!!!

figueredo dijo...

en la época de mi abuelo les decían 'amansalocos' a los bastones que usaba la policia para disuadir. ahora existe la burocracia. fuerza.

Violeta Increíble dijo...

Y sí, hay que ponerle algo de forza.
Yo me siento un poco como cuando de chica me peleaba con mis hermanos y alguno de ellos después de haberme calzado con alguna piñita o con alguna frase hiriente, ante mi impotencia de devolvérselas, saltaba con la odiosa frase "Chiiiiva, Chiiiiva" (acompañada por el clásico gestito de la mano acariciando la pera). Por diós, qué odio!!!

Anónimo dijo...

Estaría bueno agarrar unos de sus avionsuchos y estrellarlo contra sus oficinas.

Para servirte... sólo esperamos tu orden amiga.

che*kov dijo...

anda a ezeiza y deci que te dejen entrar a deposito. es lo que hicieron unos parientes hace poco y encontraron las valijas.

glorietta dijo...

Chica!!
No abandones la lucha... a estos guachos se les gana por cansancio, y no dejes de utilizar ningún recurso... Defensa del Consumidor ó Defensoría del Pueblo (de Nación, la de GCBA es una cargada, sólo toman nota de tu pedido, y meté alguna denuncia y aunque sea un abogado de oficio que siga el caso.
Amenazalos con sacarlo a los medios, chapeá, todo sirve con estos cagones...
Muchísima suerte y ojalá todo termine con vuestra victoria

Violeta Increíble dijo...

Gracias, Glorietta. A Defensa del consumidor ya fuimos y no nos toman la denuncia por tratarse de una compañía de transaporte internacional. Fuimos también a la Dirección nacional de transporte y nos tomaron el reclamo, pero nos dijeron que no iban a poder hacer nada.
La valija, a esta altura, no va a aparecer y el maltrato ya me lo comí. Ojalá se pueda hacer algo, pero por lo que averiguamos, está difícil.

hache dijo...

despues de seis meses parece que aparecio un bolso con vinilos y otras cosillas de mi estadia eropea. Estoy chocho de la vida. Eso nomás queria decir :)

Violeta Increíble dijo...

Hache: Tirá algún dato más...¿cómo fue? ¿te llamaron o vos hinchaste mucho las pelotas para que apareciera?

hache dijo...

disculpa pero el bolso se lo perdieron a otra persona que me lo traia. Fue por air france, no creo que haya hinchado mucho las pelotas. Hizo la denuncia y hace una semana lo llamaron diciendole que había aparecido un bolso con las caracteristicas que él había descripto. Pero todo en Francia, así que mucho más no te puedo decir. Sorry.