Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

Chaa chan, cha-chaaaan...

Share
Este año es el año del casamiento: en mi vida, dos en un año es todo un record. Hace un par de meses, mi primo Pato (uno de los inusitados "casos") me pidió consejo para la elección de la canción con la que hará, de la mano de su flamante esposa, la entrada triunfal al salón de fiestas. No tuve una respuesta inmediata, supongo que porque como esa escena nunca formó parte del "imaginario de sketches posibles en mi vida", por lo que no me había planteado la pregunta que muchos se hacen o se han hecho: ¿con qué tema entraría a mi propia boda?



Así que tuve que pensarlo bastante (no eso de la entrada, obvio, no tengo ningún interés en casarme y si, por razones de fuerza mayor, tuviera que hacerlo, olvidensé del circo porque no me va ni en pedo). Luego de hurgar un poco en mi memoria, cada vez más geológica, armé un top 5 posible.

Se trata, en casi todos los temas, de clásicos. Como quería que las letras ejercieran la menor interferencia posible, opté por canciones en otro idioma. Me interesó, más bien, encontrar cierto tono "inaugural"en la música (como en el caso de Regina Spektor, por ejemplo). Mi top 1 fue el tema de los Turtles, que aparentemente es el que a mi primo le gustó. All of my love no fue mi idea, la usaron unos amigos y me pareció perfecta. Samurai es un tema que toda la vida voy a amar y siempre encuentro cualquier excusa para incluirlo en una lista: en este caso, tengo que reconocer que la letra sí se entromete. Nel blu dipinto di blu (o más conocida como "Volare") en su versión original tiene ese comienzo de ensueño, propio de la música de los 50´s, que sumerge en un romanticismo cursi, como todo romanticismo, y le quita el carácter burdo y bizarro al que se la suele asociar gracias a los Gipsy Kinks.

En fin, ahí va (recuerden que con el botón derecho en la flechita del tema, pueden bajarlo). Si tienen alguno, pueden sugerirlo.

0 comentarios: